viernes, 21 de diciembre de 2007

Egipto

La Esfinge con la Piramide de Kefrén al fondo
Estoy muy emocionado con este viaje y tengo una tremenda ilusión, porque ¿quien no ha soñado desde pequeño con Egipto?, un país lleno de sorpresas, grandes descubrimientos, enigmas, construcciones monumentales con coincidencias matemáticas y astronómicas, lleno de misterios y exotismo, tanto en sus costumbres como en su gastronomía, en sus olores, en su luz. Una cultura milenaria y situado en la cuna de la civilización, Egipto, con sus 55 millones de habitantes, es África, es un sueño que ahora puedo sentir y vivir como en un cuento de las mil y una noche. Espero disfrutar de un destino tan mágico, para desconectar de muchos cambios que últimamente ha habido en mi vida y a mi alrededor. Egipto, la tierra milenaria de los Faraones en la que todos estamos deseosos de ver las maravillas que nos depara y descubrir sus misterios. Vamos en un vuelo charter desde Madrid con destino Assuán y estamos deseosos de cualquier experiencia que surga, todos estamos muy ilusionados….absorber como unas esponjas todo lo que podamos por pequeña que sea la experiencia e incluso al atardecer no paramos de mirar el mar de nubes que prácticamente desde nuestro despegue nos envuelve como un desierto blanco de dunas de algodón, un desierto muy diferente al que veremos en poco tiempo y cuyas imágenes nunca olvidaremos. Son las 19:15, la voz del comandante resuena por los altavoces del avión para avisarnos que tomaremos tierra en 20 minutos, y que la temperatura en Assuán es de 26 grados ¡Dios y eso que es de noche!

Piramide escalonada de Shakara
Las tres famosas piramides de Guiza












Nos dirigimos en autocar hacia el barco el cual nos albergará durante 3 días en nuestra travesía por el Nilo, el mayor río del mundo, con más de 6.600 Km., representando la mayor vía de comunicaciones de Egipto, las crecidas de este río son lo que le dan la vida y la fertilidad a este país. Nuestro barco es el “Mónica” y esta muy bien porque es uno de los más nuevos. Contemplamos maravillados el Nilo, con su gran cantidad de agua, zonas de abundante vegetación, grandes rocas graníticas y homogéneas dunas que nos recuerdan que pasamos por pleno desierto. Tenemos una primera reunión con nuestro guía Hassan, que nos recibe hablando bastante bien nuestro idioma, y entre vasitos de cárcade (licor refrescante de color rojo intenso y perfumado), y de té con menta, nos explica los planes próximos, las costumbres locales y las recomendaciones básicas para los siguientes días y para tratar de dejar resuelto el tema de las propinas (aquí en Egipto el regateo y las mismas forman parte de su cultura) y así centrarnos en el viaje propiamente dicho sin más complicaciones. Los augurios se confirman cuando a la hora de cenar, lo hacemos estupendamente (es un buffet de lo más variado y bueno) y después de esta maravillosa cena todos nos dirigimos a nuestros respectivos camarotes que son de tamaño normal, tiene un baño completo, Tv., Frigorífico, caja fuerte, aire acondicionado y , sobre todo, un pequeño balcón al exterior que me ilusiona mucho, –aunque primero realizamos nuestras primeras fotos ante las impresionantes escaleras de mármol y las lámparas de araña que iluminan el barco, muy del estilo del Titanic-.

Es un templo precioso, situado arriba de la primera catarata y que ahora gracias a la gran Presa de Nasser se pudo salvar de las aguas (incluso hoy en día se ven las marcas de agua en distintos puntos del mismo) ya que dos veces al año debido a las crecidas quedaba inundado. Se utilizaba en ceremonias rituales, cuando descendía en procesión por el río la imagen de Isis. Alterna edificios como el Templo de Isis, el Arco de Adriano y el Templete de Trajano, ya nos quedamos sorprendidos por los preciosos grabados que aparecen en los dos pilonos principales del Templo principal de Isis  

Templo de Isis en Philae
Portico de la entrada del templo de Isis


  














Comprobamos con desilusión que debido a las numerosas civilizaciones que han pasado por Egipto, algunos relieves y bajorrelieves aparecen como eliminados y borrados por dichas civilizaciones (tenían otras preocupaciones que la conservación del arte y la cultura) y vemos los antecesores de los graffitis modernos ya que en diversas paredes aparecen grabados los nombres de los soldados franceses que estuvieron allí y también la distancia y latitudes desde el propio templo hasta París- el guía nos informa que el nombre de París viene de Par Isis, o sea la casa de Isis-.

Pabellón de Trajano
Columnas del templo y marcas del agua


















La temperatura va subiendo ya que estamos rozando el desierto del Sahara, el calor ya empieza a dar de lleno, y nos hemos ido despojando de ropa, nos subimos a unos camellos para realizar un viajecito por las dunas hacia un poblado Nubio, la experiencia es maravillosa y el viaje resulta de los mas sorprendente. Al llegar no ofrecen un maravavilloso "Shei" (Té local) y reina un magnifico ambiente y nos reimos bastante. Nos enseñan el poblado, los niños tienen unos ojos y una sonrisa que nunca olvidaremos y toda la gente es super amable y nos dan una estupenda acogida, para terminar nos enseñan la escuela y como dan clase. Nos despedimos con pena y nos vamos otra vez de vuelta hacia nuestro barco ya que aqui anochece enseguida (a las cinco de la tarde) y de forma muy rápida. Todos comentamos que nuestro primer contacto con el Egipto de los Faraones ha sido muy satisfactorio y se nos ve reflejado en nuestras caras -estamos deseosos de más.

video

* Para la elaboración y desarrollo de este artículo se han tenido en cuenta los datos obtenidos a través de la wikipedia y de las propias experiencias vividas durante el viaje. (Fotografías e ilustraciones originarias de Pedro García Barbudo.